Obligaciones laborales en Estados Unidos: contratación de empleados para su empresa internacionalizada

Contar con un equipo capacitado y cohesionado es fundamental para el éxito de su empresa.

Para llevar sus operaciones comerciales a Estados Unidos, necesitará buenos profesionales para mantener su negocio funcionando en el orden más perfecto. La tercerización puede ser una solución muy práctica en este escenario, pero a quienes les gusta monitorear de cerca el progreso de su empresa pueden preferir contratar directamente a sus empleados.

Sin embargo, existen varias diferencias entre los contratos de trabajo de EE. UU. y de otros países, y comprenderlas es un paso necesario hacia el buen funcionamiento de sus relaciones laborales en el país. Por ejemplo, al igual que en otros países, en Estados Unidos existe un sistema de cotización a la seguridad social y seguro de desempleo. La diferencia es que en Estados Unidos el seguro de desempleo se aplica tanto a nivel federal como estatal. Además de estos cargos, también existe un seguro de salud, llamado Medicare.

¡Esté atentos a las obligaciones laborales!

Las contribuciones a la seguridad social tienen su base en los salarios o valores recibidos por los empleados y están destinados a financiar los beneficios pagados por el Gobierno Federal. En 2017, la tasa total fue de 15,3% (de estos, 12,4% para beneficios puramente de seguridad social y 2,9% destinado al financiamiento de servicios de salud) sobre los primeros USD 118.500 recibidos por el empleado. Sin embargo, no hay límite en el monto de la tasa destinada a financiar el servicio de salud. Una mitad de la tasa la recauda el empleador y la otra mitad el empleado.

Un detalle importante es que las contribuciones a la seguridad social se recaudan independientemente de la ciudadanía o residencia del empleado, es decir, los empleados que han sido transferidos de una empresa del exterior también están sujetos a dicho pago. También tenga en cuenta que este empleado está sujeto a la contribución social.

Las obligaciones laborales no dependen de la nacionalidad del empleado.

Como ya se mencionó, también se recauda un seguro de desempleo. El impuesto federal sobre el seguro de desempleo se aplica a los valores pagados a los empleados por los servicios prestados en Estados Unidos. La mayoría de los estados tienen seguro de desempleo, pero el pago de este impuesto puede compensarse con el impuesto federal. Los montos pagados a los trabajadores independientes no están sujetos a este impuesto.

Los ciudadanos extranjeros con visa de trabajo, ciudadanía estadounidense o green card tienen los mismos derechos y deberes que los estadounidenses con respecto al seguro de desempleo. Los criterios para hacerlo efectivo son determinados por el gobierno federal en conjunto con los gobiernos estatales.

Los derechos también son los mismos en relación con la jubilación: el contribuyente extranjero con estatus legal en el país tiene derecho a recibir una pensión de jubilación, incluso en el caso de residencia en el extranjero. 

También debe prestar atención a la jubilación de sus empleados.

Se requiere que cada empleador retenga los impuestos para las agencias federales, estatales y municipales, además de recaudar las contribuciones de la seguridad social y los pagos del seguro de desempleo. Dependiendo de la estructura corporativa, la empresa también está obligada a declarar los montos pagados a los socios en Estados Unidos.